Gloria Fuertes en clase de ELE

Pinceladas de su vida

Con motivo del reciente centenario de su nacimiento y a modo de humilde homenaje, dedicamos nuestra clase de ELE a trabajar con la poesía de una de las escritoras más respetadas e influyentes de nuestro país. Gloria Fuertes, conocida como la poetisa de los niños, defendió a ultranza la libertad, la igualdad y la paz. Con estos valores por estandarte, desarrolló una poesía dulce y sutil, cargada de fuerza y significado. Una poesía para niños y mayores que hace reflexionar y valorar los pequeños detalles de la vida. Gloria, símbolo de la poesía femenina y feminista de posguerra, de carácter afable y soñador, extrovertida y comprometida, dedica su poesía a la temática social, autobiográfica y al amor por encima de todo.

Nació en el barrio madrileño de Lavapiés en 1917 en el seno de una familia humilde. De madre costurera y padre conserje, Gloria tuvo que cambiar varias veces de domicilio y también de colegio. Comenzó a escribir poesía con catorce años y en su obra más temprana se refleja la influencia de grandes poetas como Bécquer o Rubén Darío. La Guerra Civil marcó profundamente su vida y su trayectoria profesional y personal. Sus poemas adquirieron, a partir de entonces, un tono comprometido, pacifista y un sentido cargado de protesta.

Trabajó también por y para los niños. En tono cómico, alegre y espontáneo, puso color y alegría a la literatura infantil. Jugaba con las palabras y su significado con una magia especial. Hacía de la poesía un arma poderosa. Con su sencillez, cautivó el corazón de grandes y pequeños. Extrovertida y dicharachera, conseguimos acceder a ella y conocerla un poco mejor gracias a sus poemas autobiográficos en los que se describe como un alma libre y luchadora.

 

Poesía en clase de ELE

Trabajar la poesía en clase de Español como Lengua Extranjera supone todo un reto. No creemos que el objetivo de esta actividad sea que el estudiante de ELE conozca todo el vocabulario utilizado o todas las construcciones gramaticales presentes en un poema, sino conseguir despertar en él sentimientos. Este es, en definitiva, el fin de la poesía: emocionar.

Para trabajar con la obra de Gloria Fuertes en clase de ELE, proponemos una primera lectura completa del texto. Más tarde, una lectura teatralizada y ejercicios de asociación: lluvia de ideas, palabras relacionadas con las que el alumno haya leído, sensaciones que haya experimentado, etc. Esta es, sin duda, una actividad creativa e imaginativa a la que podemos dar diferentes enfoques en función de los objetivos y necesidades que planteemos.